En el libro de la iconografía relacionada a las profesiones, el capítulo dedicado los detectives posiblemente sea uno de los más extensos. Resulta inevitable, ya que el detective es protagonista de una popular tradición literaria y cinematográfica que se prolonga desde finales del siglo XIX...