23 de marzo de 1861, el presidente de la Philadelphia Wilmington and Baltimore Railroad recibe un telegrama de una sola línea: «Plums delivered nuts safely». Las ciruelas han entregado las nueces sin incidentes. El remitente era Allan Pinkerton y el críptico mensaje suponía una prueba del éxito...