El hombre que vendió la Torre Eiffel dos veces

  1. Sé bueno escuchando
  2. Que nunca parezca que te estás aburriendo
  3. Espera a que tu interlocutor te cuente sus opiniones políticas y muéstrate de acuerdo con ellas
  4. Deja que sea él quien saque los temas religiosos y cuéntale que piensas lo mismo
  5. Sé cauteloso al iniciar conversaciones sobre asuntos amorosos y continúalas sólo si muestra interés
  6. No hables de enfermedades a menos que le fascinen
  7. No hagas preguntas personales. Más tarde o más temprano la gente cuenta espontáneamente cosas de su vida privada
  8. No alardees. Es tu personalidad la que debe irradiar grandeza
  9. No seas desaliñado en el vestir
  10. Y nunca te emborraches

¿Qué piensas de alguien que formula tales mandamientos? Exacto: que no te puedes fiar ni de su nombre. A pesar de haber consagrado su vida al arte de la estafa bajo el nombre y título de Conde Victor Lustig, en su ficha de defunción figura Robert V. Miller, el que le pusieron sus padres cuando nació en Bohemia, en 1890.

Además de ser conocido como el hombre que vendió la Torre Eiffel dos veces —y salió indemne—, Lustig debe de ser de las pocas personas que se atrevieron a tomarle el pelo a Al Capone —y salió indemne—. Sí, no sólo era granuja, sino un granuja insensato. ¿Quieres saber cómo lo hizo? Víctor se puso en contacto con Capone y se las avió para que invirtiera 50.000 dólares de la época en un negocio inexistente. Dos meses después le devolvió la cantidad íntegra, obviamente sin ganancias, ya que el dinero no se había movido de una caja de seguridad durante esas semanas. Le confesó que el negocio había salido mal y había perdido mucho dinero, pero él era un hombre de honor y, como mínimo, se veía en la obligación de devolverle la inversión inicial, aunque fuera de su bolsillo y con mucho esfuerzo. Al Capone debió enternecerse por un momento y le regaló 1.000 dólares como compensación por su honestidad. Era un tipo listo. Víctor, quiero decir.

Como pasa siempre, a la larga, la vida pasa factura y el Federal Bureau of Investigation le echó el guante por última vez en Misuri, en cuya cárcel pasó sus días postreros. Por último, una nota más para conocer el carácter de este personaje. ¿Sabes lo que significa Lustig en su lengua nativa?


Este artículo pertenece al hilo ‘Los 12 mayores fraudes de la historia’ a través del cual viajaremos durante 2018.

A lo mejor has llegado a este artículo desde el QR de nuestro calendario 2018 y ya has leído el texto previo. Si no es así, aquí puedes ver el calendario entero.

Autor del artículo
Ángela Farfán de los Godos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *