El escándalo de los caballos

La trama de este mes es digna de película de sobremesa dominguera. Y lo he buscado, pero no he encontrado referencia a alguna TV Movie que trate el tema. (Si nos lee algún productor, que tome nota). Como el mes pasado, se trata de un caso de fraude a compañías aseguradoras, pero esta vez a escala de crimen organizado, que se prolongó durante veinte años, entre los 70 y los 90.

Peli no hay, pero novelas hay varias.

El origen

Todo empezó con un abogado llamado James Druck, especialista en defender a compañías aseguradoras contra casos de fraude. (Sí.) Debido a su experiencia, este señor se dio cuenta de que si se electrocutaba a un caballo de una manera determinada, los peritos veterinarios que lo examinaran podían confundir la causa de la muerte con un cólico y, por lo tanto, se podía cobrar el dinero del seguro en caso de que el caballo no fuera rentable. El siguiente paso fue ponerlo en práctica con el caballo de exhibición de su hija, Henry the Hawk.

Salió bien

Druck, que había intentado vender el caballo sin obtener una oferta satisfactoria, cobró finalmente por su muerte 150.000 dólares de los de 1982. No fue su único mérito: Druck introdujo en la trama a su verdugo principal, Tommy Burns, encargado de la electrocución de Henry. Burns se hizo con su propio equipo de electrocución y empezó a cobrar el 10% del valor total de la póliza de cada caballo que electrocutaba. Este, a su vez, metió en el negocio a Harlow Arlie cuando se encontró a un caballo cuya póliza no cubría los cólicos y lo contrató para que le rompiera una pata. Por último se unió Richard Bailey, a quien no le iban las sutilezas y directamente empezó a prender fuego a los establos.

Helen Brach

En el centro de esta trama en la que más de una treintena de caballos resultaron muertos, también desapareció una mujer de la alta sociedad, Helen Brach.

Se ha tardado 37 años en «resolver» su caso.

Brach, de 65 años, comenzó una relación sentimental con Bailey. Aunque la responsabilidad de su muerte no se ha esclarecido totalmente hasta la fecha, parece ser que ella descubrió la trama en la que participaba su pareja después de que este, a través de un tercero, le estafara unos cuantos miles de dólares vendiéndole caballos por el triple de su valor real. A Bailey no le pareció bien la posibilidad de que destapara el asunto… y lo demás es historia.

Fin de la trama

Ningún fraude dura para siempre. Tras veinte años y una ardua investigación del FBI, en la que contó con la colaboración de la Federación Ecuestre de los Estados Unidos (USEF), se esclareció la trama y se detuvo a los responsables, algunos de los cuales continúan a día de hoy en prisión.

El sutil.

Este artículo pertenece al hilo ‘Los 12 mayores fraudes de la historia’ a través del cual estamos viajando durante 2018.

A lo mejor has llegado a este artículo desde el QR de nuestro calendario 2018 y ya has leído el texto previo. Si no es así, aquí puedes ver el calendario entero.

Autor del artículo
Ángela Farfán de los Godos

Comentarios

2 Comentarios
  1. Escrito por
    Mat
    Jul 16, 2018 Reply

    Muy interesante.

  2. Escrito por
    Mat
    Jul 16, 2018 Reply

    Muy interesante

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *