El detective Allan Pinkerton en diez hitos

No fue el primer detective de la historia. Según acuerdo tácito del sector éste fue Vidocq. Sin embargo, sobre pocos detectives, ya sean de carne y hueso o de ficción, se ha escrito tanto como de Allan Pinkerton (n. 25 de agosto 1819 en Glasgow, Escocia; m. 1 de julio 1884 en Chicago, EEUU).

Tampoco fue el primero en la historia en fundar una agencia de detectives —una pole en la que también hay acuerdo mundial en situar al francés—, pero sí fue el primero en hacerlo en Estados Unidos, un país que tiñe de orgullo este tipo de marcas y les otorga una importancia y un reconocimiento que multiplican su alcance mundial. Mas la creación de la Pinkerton Agency en 1850 es sólo uno de los hitos en la historia de este escocés que emigró a EEUU con 23 años. Permitidme hacer un repaso de los 10 hechos que me parecen más relevantes de su vida.

Tarjeta de negocio de Pinkerton, anunciada como el primer ‘ojo privado’ de América. Biblioteca del Congreso.
  1. Se especializó en servicios como la protección de personas, la seguridad de materiales e instalaciones como las ferroviarias, además de las investigaciones de estafas económicas.
  2. Fundó una empresa que, después de su muerte, fue gestionada por sus hijos y que 149 años después de su creación funcionaba de manera eficaz con 250 oficinas por todo el mundo y 48.000 empleados. En 1999 fue adquirida por la sueca Securitas y en la actualidad funciona como Pinkerton Consulting & Investigations, Inc, una división de la compañía.
  3. La expansión de la agencia, primero a nivel nacional y más adelante a nivel internacional, dio difusión y reconocimiento a la profesión de detective.
  4. Evitó el complot para asesinar al presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln durante un desfile en Baltimore, algo que le dio repercusión nacional y un reconocimiento único.
  5. Hizo que la Pinkerton Agency se caracterizara por métodos de investigación como la suplantación de personajes, el uso de disfraces y la interpretación de diferentes acentos. 
  6. Contrató para su agencia, en 1856, a la que sería la primera mujer detective, Kate Warne. Cuatro años después creó el Pinkerton’s Female Detective Bureau, un equipo formado sólo por mujeres, del que Warne era supervisora y se encargaba del adiestramiento de sus integrantes. Hasta 40 años después las mujeres no tendrían derecho a ocupar el cargo de detectives en la Policía de los Estados Unidos.
  7. Creó una base de datos para centralizar todos los informes de identificación de criminales registrados, antecesor de los archivos que utiliza el FBI.
  8. Escribió más de 30 libros, dejando de esta forma un rico legado. Pinkerton es el arquetipo de detective que, sabiendo de la importancia de este tipo de fuentes en las generaciones venideras, dedicó tiempo y esfuerzo a poner por escrito este material. Entre sus obras: The Expressman And The Detective, Thirty Years a Detective o The Baltimore Lincoln Assassination Plot and Other Civil War Secrets.
  9. Su logotipo es reconocido a nivel mundial. El ojo de Pinkerton fue utilizado por varios detectives de inicios y mediados del siglo XX, por lo que fue asimilado como símbolo del detectivismo. Ese ojo, según algunos, explica por qué en Estados Unidos los investigadores privados son conocidos como Private Eyes.
  10. Implantó desde el inicio de la agencia un código deontológico propio para la organización, con siete valores. Este fue conocido como el Código Pinkerton y, con los matices propios de estos ‘viajes en el tiempo’, podría formar parte del código ético de cualquier agencia actual:
Placa del agente 660 de la patrulla de Protección de Pinkerton.

– No aceptar sobornos.
– Nunca transigir con los delincuentes.
– Asociarse con la institución local responsable del cumplimiento de la ley.
– No aceptar casos de divorcio o casos que den lugar a escándalos.
– Rechazar dinero de recompensas.
– Nunca incrementar los honorarios sin el conocimiento previo del cliente.
– Mantener a los clientes bien informados constantemente.

Autor del artículo
Óscar Rosa
CEO de Detectys

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *