El barco que (nunca) se hundió

Aprovechando que estamos en agosto y que las noticias cubren de sobra las huelgas por aire y por tierra, vamos a hablar de catástrofes en el transporte marítimo de pasajeros. ¿No? Sí, venga, que se trata del Titanic, el barco que nunca pasa de moda.

En el artículo sobre fraude de este mes, nos sumergimos en el mundo de la conspiranoia. Puedes creer o no creer lo que vamos a referir aquí, pero recuerda que la verdad está ahí fuera. Así que, si el tema te resulta interesante, te animamos a que busques datos, contrastes y te formes tu propia opinión sobre el mismo.

Entrando en materia. ¿Sabías que diversas corrientes sostienen que el Titanic nunca se hundió? Según ciertos expertos, todo fue una gran estafa a la compañía aseguradora.

Como decimos, hay muchísima información disponible en la red. Aquí te dejamos algunas claves para que entiendas de qué te estamos hablando.

http://www.cienciahistorica.com/2015/08/01/hermanos-del-titanic-olympic/

1. El Titanic no era único, como nos ha hecho creer toda la propaganda de las pelis. Era uno de los trillizos de la White Star Line, junto al Olympic y el Britannic.

2. Unos meses antes del supuesto estreno y hundimiento del Titanic, el Olympic sufrió un accidente al colisionar contra un barco de guerra.

3. Debido a los cuantiosos daños, la finalización y puesta a punto del Titanic se vio retrasada.

4. La compañía que aseguraba a la White Star Line se negó a pagar los gastos porque consideró, tras cierta controversia, que la culpa del accidente había sido del Olympic.

5. Debido a que las diferencias entre el Olympic y el Titanic eran nimias, JP Morgan, su propietario, decidió parchear los daños del primero, botarlo como si fuera el Titanic y hundirlo, con el fin de minimizar las pérdidas y quedarse, al menos, con un barco plenamente operativo.

J.P. Morgan, propietario de la White Star Line

Hasta aquí te puede parecer todo un cuento. Pero… ¿Y si te digo que Morgan, que tenía una suite privada para hacer el viaje inaugural del Titanic, decidió quedarse en tierra sin dar explicaciones? ¿Y si añado que el Californian, el barco más cercano al hundimiento (que tiene su propia historia), era también propiedad de Morgan y estaba misteriosamente allí, en mitad del Atlántico? Si aún no tenías lectura asignada para este mes, Robin Gardiner desarrolló esta teoría en su libro Titanic: ¿El barco que nunca se hundió?

Titanic: The Ship That Never Sank? De Robin Gardiner

 

Enlaces interesantes:

https://theunredacted.com/titanic-conspiracy-the-ship-that-never-sank/

https://www.youtube.com/watch?v=fU4pIqWJy9E


Este artículo pertenece al hilo ‘Los 12 mayores fraudes de la historia’ a través del cual estamos viajando durante 2018.

A lo mejor has llegado a este artículo desde el QR de nuestro calendario 2018 y ya has leído el texto previo. Si no es así, aquí puedes ver el calendario entero.

Autor del artículo
Ángela Farfán de los Godos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *