Detectives anti fraude (5): el timo del nazareno

La situación
El delito económico consiste en que los estafadores conocidos como “nazarenos”, simulan ser empresarios en un sector determinado, ofrecen a sus nuevos proveedores (los estafados) una imagen de empresa solvente, aportan todos los documentos necesarios solicitados (falsificados en la gran mayoría) y comienzan la relación comercial realizando en un primer momento pedidos de importes no muy elevados que son pagados de forma puntual, ganándose de ese modo la confianza de su proveedor. Una vez obtenida esta confianza, se realiza un pedido superior que nunca llegan a abonar. La estafa continúa cuando ponen en venta el material “no pagado” a un precio inferior al del mercado a través de empresas receptadoras, por lo que todo es beneficio.
Las condiciones de pago habituales suelen ser de pagos fraccionados de 30, 60 o 90 días, de ese modo disponen del tiempo suficiente para estafar al mayor número de empresas posibles y vender posteriormente la mercancía.

Aunque este tipo de estafa se puede considerar antigua, lo podemos considerar si me permitís la expresión un clásico de los que nunca mueren. Hace pocas semanas se produjo una operación policial en la que fueron arrestadas 35 personas pertenecientes a una trama que se dedicaba a realizar este delito en sectores muy diferentes. En esta otra noticia vemos el mismo procedimiento pero en el sector cárnico, y lo hemos visto también en electrodomésticos, muebles…

La víctima
Autónomos y PYMES que por su estructura no suelen contar con las herramientas necesarias para detectar este tipo de situaciones, suministra el material o producto que su cliente le ha solicitado y no lo cobra.
En momento de incertidumbre económico, el hambre de venta y de generar facturación puede bajar la guardia y no solicitar toda la documentación.

El perfil del estafador
Se trata de organizaciones muy bien estructuradas, jerarquizadas de manera casi militar. En casi todos los casos organizan su entramado de empresas, una tela de araña de sociedades, con testaferros diferentes en cada una de ellas que reciben un dinero a cambio de participar en este delito.

El detective privado como herramienta antifraude

  • Mediante una investigación el detective privado realiza un informe donde puede identificar las empresas pantalla y a las personas que  están al frente de la organización.
  • Localizar dónde se almacena la mercancía.
  • Identificar a los administradores testaferros, que suelen ser personas sin experiencia empresarial anterior.
Autor del artículo
Oscar Rosa
Contrasta2 | Detectys

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *