Detectives anti fraude (3): estafas a las financieras

La situación
En este capítulo nos centramos en otro tipo de fraude donde el supuesto estafador contacta con una financiera para adquirir un automóvil, maquinaria, un crédito rápido o un smartphone de primeras marcas con la intención de no pagar posteriormente. Este se aprovecha principalmente de las siguientes situaciones:

  1. El departamento correspondiente (fraude, riesgo, financiero, etc…) de cada entidad tiene un plazo establecido para dar respuesta (máximo 48 – 72 horas), por lo que en ocasiones no se pueden tomar las medidas necesarias para tomar una decisión correcta por la presión del tiempo.
  2. Estos departamentos están limitados en el acceso a cierto tipo de información (se tratan de personas físicas y hay motivos legales relacionados con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).)
  3. Hay departamentos que por falta de experiencia u otros motivos, no establecen las medidas preventivas correspondientes.

Desde el principio, el estafador no tiene intención de pagar, por lo que su solicitud siempre contiene algún engaño:

  • Modifica, inventa o añade datos relacionados con la empresa en la que trabaja por cuenta ajena y/o su antigüedad.
  • Presenta como aval de la financiación una nómina previa a estar en paro.
  • Facilita un número de cuenta bancaria falso.
  • Se identifica con un nombre que no coincide con el número de Documento Nacional de Identidad, NIE o número de pasaporte.
  • Indica un domicilio particular erróneo.

La víctima

  • Financieras de cualquier tipo de vehículos.
  • Financieras de cualquier tipo de maquinaria.
  • Operadoras de telefonía móvil.
  • Empresas especializadas en créditos rápidos.

El perfil del estafador

  1. El “buscador de adrenalina”. Personas que sienten una sensación/emoción especial cuando pasan los filtros necesarios y logra conseguirlo sin intención de pagarlo posteriormente. (“Se la he colado!”)
  2. El “buscador de retos”. Personas que no tienen necesidad pero que se lo toman como un reto personal (“¿seré capaz de hacerlo?”).
  3. El “defraudador provisional”, que no ha intentado nunca algo así, pero con la crisis quiere ahorrar o conseguir un dinero extra.
  4. El “defraudador profesional”, que pasa de compañía en compañía, de fraude en fraude.

El detective privado como herramienta antifraude
Con su investigación y posterior informe, puede facilitar la información y datos necesarios para que el departamento correspondiente tome la decisión correcta a la hora de conceder la financiación.

  • Verificar que el nombre coincide con el número de DNI.
  • Aportar el perfil e historial de pagos.
  • Confirmar el domicilio que ha facilitado en su solicitud.
  • Verificar su medio de vida (autónomo, empresario, trabajador por cuenta ajena)
Autor del artículo
Oscar Rosa
Contrasta2 | Detectys

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *